viernes, 5 de noviembre de 2010

Lectura Nº 1: El pensamiento educativo de Augusto Salazar Bondy

El pensamiento educativo de Augusto Salazar Bondy
ROSSI, Elías
Tomado de: Teoría de la Educación.
Ed. ER, Lima, 2003.
2
EL PENSAMIENTO EDUCATIVO DE AUGUSTO SALAZAR BONDY
3.1. Breve Referencia Biográfica
Nació en Lima el 8 de diciembre de 1925, inició sus estudios en el colegio Alemán y
concluyó su educación secundaría en el colegio “San Agustín” en el año de 1941. Obtuvo su
Bachillerato en humanidades (1950) y su doctorado en Filosofía (1953) en la Universidad Nacional
Mayor de San Marcos. Fue profesor del colegio San Andrés en 1945, actividad que cumplía
simultáneamente al desarrollo de sus estudios universitarios. En 1948 viajó a México donde
participó en el seminario sobre “Historia del pensamiento Hispanoamericano”, del filósofo español
José Gaos, cercano a la fenomenología, en el colegio de México. Estudió también en la UNAM.
En 1951 ganó el Premio Nacional de Fomento a la Cultura “Alejandro Deustua” y viajó a
París. Fue becado y estudió en la Escuela Normal Superior de la Rue d´Ulm de París. Estudió
también en la Universidad de Munich.
En 1954 es nombrado catedrático en las facultades de Letras y de educación de la
Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
En 1955 funda y dirige el Colegio Cooperativo de la federación de empleados Bancarios
“Alejandro Deustua”. En este año es también copartícipe de la creación del Movimiento Social
Progresiva.
En 1958 vuelve a obtener el Premio Nacional de Fomento a la Cultura por su obra
“Irrealidad e Idealidad”.
En 1953 es nombrado profesor a dedicación exclusiva en la facultad de educación de la
UNMSM; permanece en la universidad hasta mayo de 1972 año en el que cesa a su localidad. El
05 de mayo de dicho año se le nombra como profesor Emérito.
En 1964 es nombrado presidente de la comisión encargada de proponer la reestructuración
de los Estados Generales de la Universidad Nacional Mayor de san Marcos.
En 1966 obtiene por tercera vez el premio nacional de Fomento a la Cultura “Manuel
Gonzales Prada” por su obra “Historia de las ideas en el Perú Contemporáneo”.
En 1969 se integra a la Comisión de Reforma de la Educación Peruana; en 1970
desempeñó la vice presidencia de dicha comisión y fue elegido luego presidente del Consejo
Superior de Educación en 1971, examinando la personalidad que ha logrado el educando175. La
realización plena del individuo constituye la finalidad de la educación. A través de la educación se
175 SALAZAR BONDY, Augusto. Ob.Cit., p.18
3
transfieren al educando, ideas, valores y actitudes que tienen curso en el grupo en el cual vive y,
por ese medio, se logra su integración al conjunto social.
Para Augusto Salazar Bondy, la nueva educación peruana no sólo debe implicar un cambio
de actitud con respecto al país y sus problemas, sino también un nuevo enfoque de la tarea
educativa misma. Se trata de formar un nuevo hombre para una nueva sociedad, pero esto debe
comenzar a manifestar en la escuela. Y esto no será posible sino en la medida en que la
educación, animada de un espíritu humanista, promueva y vigorice los valores de la persona. Es
por ello que postuló una concepción humanista de la educación, cuya fuente primaria es la
actividad humana, el diversificado quehacer inteligente por el cual la humanidad se enfrenta al
mundo, lo domina y lo pone al servicio de su propia expansión. Partía del hecho de que la
verdadera educación humanista se inspira en el ideal del trabajo humano.
Salazar Bondy postuló una educación para el desarrollo y para el cambio de estructuras de
la sociedad. Sostuvo que educar para el desarrollo constituye la perspectiva desde la cual se debe
enseñar. Aquí se encuentra claramente definido el “para qué ” de la educación por lo tanto, el fin
directo de nuestro quehacer educativo ha de ser el desarrollo del Perú como nación. Para alcanzar
este propósito sostenía que era necesario:
�� Lograr el desarrollo de nuestra economía, la cual no ofrece a nuestras grandes masas, medios
de vida siquiera decentes.
�� Asegurar nuestra dignidad de hombres y nuestra libertad como grupo.
�� Trabajar, por la unidad de la comunidad peruana que hasta hoy está dividida, por los
privilegios, por la explotación del trabajo, por el enclaustramiento de las regiones, fenómenos
todos que tienen su punto de impulso en el orden económico establecido.
�� La escuela, consciente de este ideal de educar para el desarrollo tiene que cumplir, según él
algunas tareas imprescindibles:
a. Desenvolver una conciencia nacional de desarrollo, que permita forjar en torno a ella una
verdadera mística nacional.
b. Ejercitar en el sentido crítico y la voluntad de perfección de nuestras creencias, actitudes,
tradiciones, que obstaculizan la construcción de la comunidad peruana.
c. Forjar la enseñanza en el sentido científico.
d. Planificar la educación, haciendo un balance de los recursos con que se cuenta, de sus
posibilidades de acrecentamiento y de su más provechosa aplicación, así como una
rigurosa selección objetiva de las metas que nos proponemos alcanzar.
4
Sostuvo una educación para la sociedad. Estaba convencido de que todo análisis sobre la
problemática educativa tenía que desembocar necesariamente en el planeamiento de los
problemas sociales. Al entrar en crisis la educación de un país, de una época, lo que entra en crisis
es la organización social misma, la estructura de la vida colectiva afirmaba. Si hay atraso, pobreza,
incompetencia y desorientación en la colectividad peruana, lo mismo sucede con su educación.
En 1959 Salazar Bondy dijo en uno de sus discursos (Discurso de Orden) en la facultad de
educación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos que “Nuestra educación esta en crisis,
porque el país no ha resuelto todavía sus más apremiantes problemas históricos. Nuestra
educación está en crisis, porque el Perú está en crisis, y no sólo ahora sino desde muy atrás”.
A más de 42 años de esta afirmación la situación es similar; vivimos una crisis profunda en
nuestra educación que no hace sino reflejar los álgidos problemas socio - económicos e históricos
aún no resueltos.
Para Salazar Bondy, la educación debía capacitar para la vida. Al respecto, decía que
formar a los hombres para la vida, implica capacitarlos primero para resolver esas cuestiones
previas e imperiosas que le ha de plantear su ambiente. El maestro debía, por ello, ser consciente
de que la exigencia del desarrollo nacional obliga a poner como idea eje de nuestra educación, la
educación, la capacitación para la vida.
Planteó igualmente que la educación está llamada a poner al educando en contacto con los
valores. Educar debería implicar enseñar a reconocer y a apreciar lo valioso, provocar
determinados cambios de actitud que permitan calificar las cosas de buenas o malas, bellas o feas,
importantes o triviales, según criterios comunicables, socialmente aceptables. Tiene que ser un
despertar del hombre peruano a la conciencia crítica de su situación, una eliminación sistemática
de mitos y valores enmascaradores y de factores ideológicos de alineación que han permitido
hasta hoy que generaciones de peruanos sean incapaces de unir esfuerzos en una acción
revolucionaria.176
Con relación a la función de la escuela, manifiesta que ella debiera estar preparada para
cumplir una triple misión educativa en relación con los valores:177
1. “La transferencia de los valores vigentes en el grupo social, poniendo al alcance del
educando los patrones de valoración adecuados y haciéndole adquirir los métodos y
técnicas de valoración y los hábitos estimados que le permitan integrarse y desenvolverse
socialmente como un sujeto sentimental e intelectualmente maduro para las empresas de
la comunidad. Con esto cumple la escuela su esencial cometido de socialización”
176 SALAZAR BONDY, Augusto. Ibídem, p.43.
177 SALAZAR BONDY. Augusto. “LA Facultad de educación. 1965.pp.91 – 92”
5
2. “La toma de conciencia de las divergencias de valoración, que son producto de diferencias
en los patrones estimados empleados y de los valores reconocidos (...). Esta toma de
conciencia debe acompañarse por una preparación del educando para aceptar las
diferencias, comprender su origen y fundamento y la justificación del otro en su actitud
estimada. Con esto cumple la escuela su esencial cometido de universalización del
hombre”.
3. “La formación para vivencia valorativa original y para la creación de nuevas formas de
valores. Se refiere el hecho de cultivar en el educando aquellas virtualistas anímicas (...)
que lo hagan capaz de contribuir personal y originalmente a su propia construcción y
desarrollo espiritual (...). con esto cumple la escuela su esencial cometido de liberación del
hombre”
3.4. Propuesta de contenidos educativos
Para Salazar Bondy y la educación, a través de la transmisión de sus contenidos, ideas,
valores y actitudes, ha venido operando como un poderoso “agente de dominación”.
Lo que el niño y el joven aprenden en el aula está muy lejos de adecuarse a las
necesidades de su liberación mental.
Los contenidos educativos dirigidos a los niños, jóvenes y adultos tienen la intencionalidad
de consolidar el orden de dominación existente en la sociedad nacional y las relaciones de
dependencia del país para con las grandes potencias.
Sostenía que la educación del hombre nuevo es una educación revolucionaria. Propone un
conjunto de contenidos educativos que integra entre otros a la realidad nacional, los intereses del
educando y la comunidad y que comprende la formación general, la capacitación para el trabajo y
la orientación del educando. En ese sentido, los contenidos y los currículos deben ser flexibles y
diversificados, sostenía.
Los contenidos básicos en la educación son para Salazar Bondy las ideas, los valores y las
actitudes presentes en el grupo en el cual vive, y contribuyen a transferir a los educandos los
medios propios de pensar sentir y actuar que le dan su fisonomía cultural y conforman su mundo.
El trabajo con estos contenidos en la obra de la Reforma educativa debería sustentarse en
tres normas pedagógicas fundamentales: el principio de la criticidad, el principio de la creación y el
principio de la cooperación.
Educar para la crítica supone “proporcionar al educando los instrumentos intelectuales
requeridos para analizar con objetividad la realidad (...), el ejercicio permanente de la reflexión
6
que capacita para entender los hechos y percibir el sentido de las acciones(...) y el
encaminamiento del pensar hacia horizontes del conocimiento cada vez más amplios y
matizados.178
Educar para potenciar la capacidad creativa significa que “no hay hombre cabal sin libertad
de creación”.
Educar para la cooperación significa que la escuela está sustentada en la cooperación y que
hay que promoverla y expandirla en los educandos.179
Los contenidos educativos propuestos por Salazar Bondy, en concordancia con lo planteado
por Walter Peñaloza, y lo expresado en la Ley General de Educación del año 1972 fueron agrupado
en las áreas de conocimiento, actividades, capacidades para el trabajo y orientación del educando
del curriculum integrado180.
Conocimientos, que comprende las informaciones, nociones e inferencias científicas y otros
contenidos del saber teórico y práctico.
Actividades, que comprende las experiencias, procesos y formas de ejercitamiento de valor
formativo.
Capacitación del trabajo; que comprende la adquisición de todos aquellos instrumentos
simbólicos, técnicos, habilidades y destrezas requeridos en los diferentes procesos productivos.
Orientación del educando, que comprende el apoyo metodológico, vocacional, psicológico y
asistencial que hay que proporcionar al educando en su proceso formativo.
Salazar Bondy sostiene que pareciera obvio y por lo tanto innecesario subrayar que las
modificaciones en la estructura y en el tratamiento de currículo no alcanzan un objetivo si
paralelamente no se produce un cambio radical en los contenidos181. Señala que en lo que
concierne a la renovación del currículo, la reforma educativa peruana plantea que en la relación
entre el avance científico tecnológico y los contenidos de la enseñanza, la pobreza de la materia
científica incorporada a los programas y traducida en términos curriculares en las ciencias
formales y naturales, las ciencias sociales y las humanidades, han llevado a considerar la
renovación de la materia curricular y a introducir técnicas de construcción y desarrollo del currículo
que permitan la actualización constante de los contenidos incorporados.
178 SALAZAR BONDY, Augusto. “La Educación del Hombre Nuevo”. Ibídem., p.37.
179 SALAZAR BONDY, Augusto. Ibídem. ,p.38.
180 SALAZAR BONDY, Augusto. Ibídem. ,p.132. y 133.
181 SALAZAR BONDY, Augusto.p.132 y 133.
7
Manifiesta asimismo que la pobreza de contenidos y los tremendos problemas de
aprendizaje que ocasiona un excesivo material temático en los programas ha originado que poco o
nada se avanzará en la reforma de los currículos si no se cambian los contenidos. La solución debe
ser orgánica, es decir, estar fundada en una concepción de currículo integral como estructura, en
la selección y dosificación de contenidos en extremo contacto con las actividades, la capacitación
para el trabajo y los temas de orientación del educando.
Los contenidos curriculares deben expresarse en términos de objetivos educacionales por
cumplir, lo cual les dará un valor en el contexto de las otras dimensiones del curriculum. La
modificación de los contenidos curriculares debe atender cuidadosamente su vector doctrinario. De
allí la fundamental importancia de un análisis ideológico de los contenidos educativos y del uso
permanente de la perspectiva doctrinaria para su selección y elaboración.
Los cambios en los contenidos curriculares debían ser radicales y comprender los siguientes
aspectos, según Augusto Salazar Bondy.
�� Nivel científico. Se orienta al mejoramiento efectivo del currículo, en relación con el avance
científico – tecnológico y los contenidos de la enseñanza. Alude a la pobreza de la materia
científica incorporada al programa de instrucción y el modo de traducirlo en términos
curriculares.
�� Materia curricular. Referido a la sobrecarga de contenidos y la forma mecánica de
aceptarlos; pero no basta una simple supresión de contenidos, es necesario un manejo
estructural del currículo y una selección y dosificación de los mimos en estrecho contacto con
las actividades, la capacitación para el trabajo y las tareas de orientación que es necesario
cumplir con el trabajo.
�� Pluralidad de contenidos. El currículo permite y estimula al maestro a interpretar y variar a
su nivel las grandes líneas educacionales emanadas de la sede central y a introducir los
contenidos nuevos que falten en la formulación general.
�� Integración. Los contenidos deben de estar integrados en el conjunto del currículo y
construir elementos que puedan agregarse o disminuirse a voluntad. Los contenidos
curriculares deben expresarse en términos de objetivos educacionales por cumplir.
�� Orientación ideológica. Esta orientación tiene un principal punto de apoyo en los contenidos
curriculares. La modernización de los contenidos curriculares debe atender el aspecto
doctrinario. Renovar los contenidos sin modificar la orientación, llevaría a frustrar el cambio
educativo y a producir obstáculos al cambio social.
8
Sobre estos aspectos trata también en su obra “La educación del hombre Nuevo” (pp. 136 -
138).
3.5. Sujetos de la Educación
El Educando
Salazar Bondy propone la formación completa del educando, sin discriminación ni
privilegios; una educación adecuada a las necesidades de cada persona y de los diferentes grupos.
Salazar Bondy en su libro “La educación del Hombre Nuevo” plantea que el educando deja
de ser objeto de la educación para ser sujeto de la educación y que éste es un agente de cultura.
Al ser educado por otro, puede a su vez ser educador de su educador y el educador de sí mismo.
El educando debe buscar sus propias formas de ser, de decidir libremente su conducta y contribuir
a la creación histórica de la comunidad de los hombres.
Es concebido en todas sus dimensiones humanas: biológica, psicológica, social y espiritual.
Es un ser crítico, creativo y solidario. Sostiene que la educación está llamada a poner al educando
en contacto con los valores, las normas y las formas de acción reconocidos y aceptados en el
grupo social.
En un artículo periodístico, aborda el tema del alumno y expresa estas características como
aspiraciones para lograr:
�� La inquietud cognoscitiva.
�� La capacidad de autoelección.
�� El gusto por el análisis y la prueba.
�� La seriedad y la honestidad intelectuales.
�� Una cierta toma de conciencia vital.
El alumno normal, sostenía, puede cultivar las características señaladas y a ello debe
encaminar sus esfuerzos el profesor, en función del conjunto de la personalidad individual y de su
historia personal.
El Educador
Salazar Bondy sostiene que el educador es el sujeto del acto de enseñar y es el agente del
diálogo. La concepción del educador como “agente de diálogo” supone romper esquemas
pedagógicos y morales basados en la voluntad a otra, en la imposición de patrones de conducta
automáticos o meramente habituados, sin la participación rectora de su conciencia.
9
Considera que el educador canaliza el esfuerzo educativo de la sociedad y va más allá de
los linderos de la escuela, ejerciendo sus funciones a nivel del núcleo comunal. En el ámbito de la
comunidad local, coordina su acción con sus demás colegas y con los representantes de las
instituciones sociales. Él es un animador constante de la comunidad y contribuye a la
concientización del grupo social.
Para Salazar Bondy el maestro tiene que ser imaginativo, porque debe promover la vida
futura del educando y tiene que tener la suficiente visión de futuro. Sin ella y sin la voluntad de
cambio, traducida en acciones pedagógicas concretas, el educador no podría lograr satisfacer las
exigencias de la visión educacional del proceso revolucionario.
El educador es agente de cultura porque está encargado de enseñar normas, valores, ideas
, conocimientos, al individuo para que pueda ser capaz de desarrollarse en armonía en su hogar,
comunidad y nación. Desarrolla “una acción personal con respecto a sus alumnos una acción social
con el respecto al grupo local al que pertenece y una acción nacional como un elemento
coordinado con otros que conforman la profesión magisterial de una nación”183
El profesorado tiene la responsabilidad de contribuir a la acción educativa y cultural en la
comunidad mediante el ejercicio de sus funciones en entidades públicas y privadas. El maestro
tiene que educar para y en la libertad.
El maestro tiene que enseñar, inculcar, imprimir conocimientos, valores éticos para que el
individuo se dignifique y alcance el progreso en la sociedad. La misión del maestro decía Salazar
Bondy, es hacer que los educandos tomen conciencia del país, de los problemas y proyectos que lo
embarcan, de su realidad y su ideal. El profesor debe cultivar la reflexión crítica, el rigor, el orden,
el pensamiento sistemático y la capacidad de penetración e iluminación de la realidad.
El docente debe tener una cultura filosófica segura, rica, actualizada, para lo cual debe
poseer capacidad de asimilación completa de ideas y métodos, debe poseer una cultura básica
general, estar informado constantemente de los progresos, acontecimientos, inventos, avances de
la ciencia y de la tecnología, además de los principios y cuestiones fundamentales de las diversas
disciplinas; y debe nutrirse de las experiencias adquiridas de las participaciones directas, para
luego asimilarlas y elaborarlas en su trabajo, que s justamente lo que más interesa en su ejemplo
como profesional.
La Comunidad
La teoría educativa que propone Salazar Bondy pretende abrir a la comunidad las puertas
de la formación humana de tal manera que los estudios independientes, los aportes del trabajador
en su función laboral, la acción de grupos de interaprendizaje informados y espontáneos y la
183 SALAZAR BONDY, Augusto. “En Torno a al educación”. Ob. Cit. p.15.
10
utilización de los medios de comunicación colectivos sean vías convergentes de educación.
Significa superar el esquema de la escuela cerrada, concebida como un enclave en medio de una
sociedad en proceso de cambio que necesita cada vez más una real interconexión entre los
componentes. La unidad organizativa de esta nueva teoría y práctica educativa es para Salazar
Bondy el Núcleo Educativo, gobernado por un Consejo Educativo Comunal y en el que participan
las fuerzas vivas de la sociedad.
Manifiesta, el filósofo y maestro, que no ha habido acoplamiento dinámico entre la escuela
y la sociedad y que esto se debe a que la escuela peruana haya sido esencialmente reflejo de la
sociedad en lo negativo, reflejo de sus creencias de sus vicios, de su impotencia. Señala que un
proceso revolucionario que busca renovar a la sociedad y al hombre ha de poner énfasis en el
desarrollo nacional. Para conseguir dicho propósito plantea una transformación educativa que
radica en lo siguiente:184
1. Una Investigación sistemática de nuestra realidad educativa, en la que debe tenerse en
cuenta las relaciones socio – económicas que vinculan las instituciones de enseñanza, el
personal docente, el alumnado y los padres de familia con el país. Que tome en
consideración las diferencias regionales y locales y las necesidades ocupacionales
provocadas por el desarrollo de las actividades productivas.
2. En base a esta investigación y a una experimentación suficiente, sostiene que se impone un
cambio radical en la estructura de la educación nacional, que comprende:
a. Metas por alcanzar a corto y largo plazo.
b. Medios que se dispone inmediatamente en lo material y en lo pedagógico, y medios
que hay que preparar para una acción futura.
c. Participación de la comunidad.
d. Ayuda de las organizaciones internacionales.
3. La reestructuración de los ciclos y ramas de enseñanza, de lo cual depende la adaptación
funcional de la educación a las exigencias del desarrollo del país.
4. El diseño y ejecución de un plan nacional y expansivo de capacitación y perfeccionamiento
magisterial que haga posible la máxima participación del personal docente en servicio en el
proceso de reforma (...).
La nueva educación, según Salasar Bondy, aspira a preparar a los peruanos para el trabajo
útil a la sociedad y a desarrollar una actitud favorable de cambio. La comunidad en su aspecto
11
económico debe participar en el esfuerzo educativo mediante su propio crecimiento, para
proporcionar empleos que la población peruana requiere; debe interrelacionarse con las
instituciones educativas de todos los niveles para el intercambio de experiencias concernientes al
trabajo y a las nuevas modificaciones de la tecnología.
Es preciso considerar la cooperación de la educación con todas las instituciones
intermedias. A través de estas instituciones intermedias la comunidad puede y debe contribuir con
el esfuerzo educativo público. Son varias las instalaciones o instituciones intermedias que enlazan
al individuo con el estado:
�� De carácter territorial (aldea, distrito, provincia, departamento, región, etc.).
�� De orden laboral (sindicatos, federaciones, asociaciones de trabajadores).
�� De orden funcional (actividades productivas y profesionales)
�� De orden cultural (grupos con lenguaje y valores distintos).
�� De orden confesional (grupos religiosos).
La acción de la comunidad en la esfera educativa nos muestra, aún ahora cómo puede
realizarse una acción comunal y comunitaria compatible con las finalidades de la sociedad global.
3.6. Los Medios de la Educación
En 1971 Salazar Bondy observa a la pedagogía en el país con un carácter rudimentario y
poco adelantada en las ciencias naturales ciencias sociales e ingeniería y frente a estos males
plantea cambios pedagógicos con nuevos métodos como aportes de la ciencia y tecnología
modernas.
Planteaba que los métodos debían estar en concordancia con la nueva educación que
debería ser crítica, creadora y de comparación, para generar el cambio.
En contraposición a la didáctica tradicional planteaba una formación integral orientada
hacia el trabajo. Propuso los siguientes medios como base de la nueva pedagogía: el juego, el
diálogo y la obra colectiva.
En lo que concierne a la nueva concepción curricular, se identificó con la concepción de
currículo integral planteada por Walter Peñaloza y en la cual se considera como componentes del
currículo: los conocimientos, las actividades, la capacitación para el trabajo y la orientación del
educando, lo cual fue asumido por al Reforma Educativa de los años 70.
Las características del currículo según Salazar Bondy son185:
�� La flexibilidad.
184 SALAZAR BONDY, Augusto. Augusto “”En torno a la Educación”. Ibídem. pp. 68 y 69
12
�� La diversificación y
�� La renovación
La pedagogía ajustada a las exigencias de la reforma debía expresar a través de todos los
medios educativos, la vigencia de los principios normativos de la criticidad, creativa y cooperación.
Sostenía que debía revisarse los procedimientos didácticos de la clase magisterial y la lectura
receptiva (no crítica). El dictado de clases debe ser modificado sustantivamente haciéndose
compatibles a los requerimientos de la crítica, la creación y la cooperación. Lo mismo debía
realizarse con los ejercicios, prácticas, pruebas de entrenamiento y toda forma de reiteración de
acciones que tiendan a fijar un automatismo en el individuo.
Señaló que un examen atento de la experiencia educativa y sus varias modalidades y
dimensiones podía revelar los procedimientos o formas del quehacer pedagógico que se adecúen
al nuevo espíritu educativo o favorezcan la realización de uno u de otro de los principios de la
nueva educación.
Respecto del diálogo, al juego y a la actividad en equipo, expresó lo siguiente:
“El diálogo con la participación activa de los educandos y la función orientadora del maestro
constituye la situación educativa por excelencia”186. A través del diálogo se examina un problema
dado, se observa el desarrollo lógico de los requerimientos, y se favorece la capacidad creadora
del educando. Sostuvo que una educación realmente liberadora no podía existir si en la relación
educando – educador no tiene vigencia el diálogo (“La Educación del Hombre Nuevo”. p. 118.)
Sostuvo que el juego, empleado pedagógicamente en el aula y en todos los juegos, era una
necesidad de la nueva educación. Constituye una forma espontánea del educando y la concreción
de sus iniciativas.
En el juego están implícitas reglas y procedimientos que deben observarse en la vida
cotidiana.187
En la actividad en equipo se potencian las virtudes cooperativas y el sentido de obras en
común tan importantes para una nueva formación humana. La minka pedagógica es la
situación del trabajo cooperativo llevada a la práctica educativa o si prefiere el desarrollo de las
virtualidades del trabajo en grupo.188
185 SALAZAR BONDY, Augusto. “Los Medios de la Nueva Pedagogía” Ibídem, pp. 7 – 8.
186 SALAZAR BONDY, Augusto. Ibídem, p. 4.
187 SALAZAR BONDY, Augusto. Ibídem.
188 SALAZAR BONDY, Augusto. Ibídem, pp. 4 – 5.
13
Propuso la desescolarización de la educación como parte de una estrategia educativa que
debía comprender:
a. La ubicación de un número de medios y procedimientos técnicos que existen fuera de la
escuela.
b. La superación del monopolio del sistema escolar; y
c. El proceso comunitario de la educación como principio inspirador de una política social y
cultural.
Sobre la tecnología sostenía que debía ser variada y debía aplicarse tomando en cuenta las
diversas circunstancias regionales y locales.
Respecto a la evaluación educativa señala que tiene carácter integral y es una función
permanente del profesor. Propuso la autoevaluación y la interevaluación; y la evaluación individual
y grupal de los educandos.
Es necesario, decía Salazar Bondy, reconocer aquellos procedimientos o formas del
quehacer educativo que se muestran adecuadas al nuevo enfoque educativo. Reconocer el amplio
campo de acción que tiene acá inventiva pedagógica.
Define a la tecnología pedagógica como el conjunto de métodos, técnicas, instrumentos y
normas de acción que permiten orientar el proceso educativo y alcanzar objetivos. Muy poco se
lograría, sostenía, sin el apoyo de una tecnología adecuada; es decir, sin métodos, procedimientos
e instrumentos capaces de conducir el proceso educativo a la consecución de los objetivos
perseguidos.
Se trata de utilizar una tecnología de amplio espectro, que satisfaga los requerimientos
tanto de la institución como de la concientización y cultura personal. Se trata de una tecnología
que debe ser apreciable de modo adecuado a las diversas circunstancias regionales y locales.
Expresaba que la nueva manera de entender la tecnología educativa, en sentido crítico, con
audacia e imaginación, es un imperativo en los países desarrollados en los cuales la escuela está
fallando ante las exigencias del proceso de desarrollo de la sociedad y que no satisface o no puede
contribuir a lograr el desenvolvimiento pleno de cada hombre. En los países subdesarrollados se
requiere este aporte de la creatividad y la crítica, contrarios a la aplicación literal de las técnicas
foráneas.
Sostenía que a la escuela no se le debía seguir dando el papel de la institución educativa de
la exclusividad de la educación sino entendérsela como una institución más entre otras. Es
necesario recoger los aportes de la tecnología para una correcta aplicación pedagógica y el
objetivo de la máxima de todo hombre y de todos los horizontes del desarrollo científico y
tecnológico, pero orientado por nuestra propia intencionalidad.
14
3.7. Apreciación Crítica
1. La propuesta educativa de Augusto Salazar Bondy es un esfuerzo profundo, serio y
sistemático de abordar la educación vinculada con la necesidad de cambiar el país.
2. Sus reflexiones sobre la educación lo condujeron a realizar un análisis de los problemas
sociales que se dan tanto en el Perú como a nivel internacional y a buscar a lo largo de la
evolución de su pensamiento la “alternativa” de solución.
3. Postuló que el fenómeno de la educación no puede ser abordado en forma aislada sino en
la interrelación y dependencia de factores económicos, sociales, culturales y políticos, tanto
desde el punto de vista de la sociedad peruana como de la sociedad mundial. Que la
educación es proceso histórico, real, concreto, inserto en una contexto social, económico,
político y cultural al cual debe necesariamente responder.
4. Sostuvo que la educación es una expresión de nuestra cultura, y como nuestra cultura es
colonial y dependiente, ha sido un medio que ha contribuido a la alineación y enajenación
de la población peruana. Que la educación hasta ahora es una educación desconectada de
la realidad, pues no ha permitido ningún cambio, menos una acción revolucionaria en el
sentido educativo. No concreta ni inserta al hombre en el proceso productivo ni en el
entorno social y cultural. La educación por el contrario, es un proceso que mantiene,
promueve y profundiza los valores prevalentes de la sociedad. N o es un proceso liberador
ni creativo sino dependiente y colonial. Estas afirmaciones de Augusto Salazar Bondy
continúan vigentes en nuestra época y se agudizan con el correr de los años. Tienen sin
duda validez como diagnóstico de una educación que aún no responde a una realidad como
la nuestra.
5. Su concepción sobre la relación de la educación y la sociedad, y la educación como
resultante de una comunidad históricamente determinada, lo llevaron a afirmar las
siguientes ideas que aún constituyen verdades para muchos peruanos y educadores.
�� Que la educación es un conjunto de actividades teológicamente orientadas, que no es neutra,
que tiene intencionalidad; siendo su función la transmisión de ideas, conductas y valores
necesarios para conservar y reproducir un modelo social determinado.
�� Que la sociedad peruana al igual que el resto de las sociedades del llamado Tercer Mundo, se
haya dividida en opresores y oprimidos, dominados y dominadores, por lo que la educación
como los otros agentes de transmisión de cultura, está orientada a transmitir sólo los valores
culturales necesarios para garantizar la estabilidad, conservación y reproducción del sistema u
orden social determinado, ejercido por el grupo de poder dominante.
�� Que como consecuencia del sojuzgamiento producido por unos hombres sobre otros, se
produce la alienación del individuo y de la comunidad.
15
6. Su propuesta de educación como proceso integral que constituye un compromiso de toda la
sociedad, donde deben intervenir las instituciones sociales, económicas, culturales y
educativas, continúa siendo un clamor en las distintas realidades del país. la educación
como un reto y compromiso de todos los peruanos es hoy lo más que nunca una necesidad
ineludible.
Los Núcleos Educativos Comunales (NEC) como la célula educativa básica, entre receptor y
difusor de la cultura y de la educación, con la participación de todas las fuerzas de la
comunidad, constituye una alternativa que la educación actual debe revisar y que tuvo
experiencias positivas en la década de 1970.
7. Su propuesta educativa que, en buena parte, se vio expresada en la Ley General de
Educación N° 19326, Ley de Reforma de la Educación Peruana, en la que compartió roles
protagónicos con el Dr. Walter Peñaloza Ramella y otros insignes educadores e
intelectuales, tuvo los siguientes obstáculos, que hoy convendría tener en cuenta, puesto
que podrían presentarse a cualquier nueva propuesta de educación que pretenda
humanizar cada vez más al hombre como persona, como ser social como agente de cultura
y que a la vez pretenda contribuir de manera decisiva con el cambio y desarrollo del país.
�� Presupuesto muy limitado para la educación.
�� Enemigos en los grupos de poder que no veían con agrado el nuevo proyecto educativo y lo
obstruían y boicoteaban.
�� Profesores politizados que entendieron tarde las bondades de la reforma educativa.
�� Autoridades educativas que no comprendieron el nuevo proyecto educativo y que lo que les
interesaba era obtener dividendos económicos y satisfacciones personales.
�� Carencia de profesionales y técnicos preparados y con mística para hacer realidad el proyecto.
�� El reentrenamiento docente, a pesar de la excelente labor de los Entrenadores de la Reforma
Educativa, no alcanzó con su concepción, convicción, e impetu, llegar a la mayor parte del
magisterio, por el cambio de las decisiones políticas.
�� La reorganización administrativa del Ministerio de educación no fue coherente y no respondió a
los propósitos del nuevo proyecto educativo.
8. Sin duda que la obra de este insigne filósofo y educador peruano es uno de los hitos más
importatísimos, hasta el momento, en el intento de cambiar nuestra educación y realidad nacional.
16
Su breve pero significativo transcurrir por la educación nacional, lo convirtió en un paradigma de
hombre peruano y de educador, cuya producción debe ser revisada con espíritu amplio, con
mucha dedicación, sin apasionamiento y con la mente y el corazón puestos en el Perú.

1 comentario:

  1. En buena hora que te elegiste a Salazar Bondy porque estoy haciendo un ensayo sobre su aporte a la educación peruana.
    Gracias

    ResponderEliminar